viernes, 3 de febrero de 2017

Encuentros desafortunados II

Y ella está allá con su mal humor y su selectividad, con su actitud política y utilitaria.

A quien le sirve Le sirve. Cada uno de los presentes es como un negocio, y ella es como una grande inversionista. "Tu no me interesas" "¿Para qué nos podría servir?" , son sus pensamientos.

En otros casos "¿Qué quiere?" "¿A qué viene aquí?" "¿Qué es lo que está buscando?", son sus palabras, lanzada la pregunta en forma de auto pregunta.

Y todos se esfuerzan por encontrar una respuesta, siendo que la respuesta no es para ellos mismos, como pareciera, es para ella.

Porque la verdad nadie quiere nada, y si quisiera del destino está... o de su propia fuerza valerse sin perecer a la causa.

La verdad es una relación de deuda. La creación de un compromiso basado en pagar después. La única forma de pagar deudas es Trabajando. Para adentro. Lo demás llega sólo. Pero ¿cómo se puede trabajar para pagar sin entender eso, y además estando hipnotizado por el carácter de alguien? ¿Cómo despertar de eso?

Después ella dice "no, es que yo quiero que sea este o aquel", o si no, "yo quiero que se haga esto o aquello, porque de otro modo la institución puede verse en peligro"...

Pero por lo mínimo que yo he visto, esas afirmaciones son del mundo, no del Cielo. Usando el lenguaje del Cielo, por el bien de una obra del mundo. Pero no es una obra del mundo. Y ahí es donde parece un juego. Un juego repetitivo y de mal gusto si se ve por encima, Revuelve, da náusea.

Y lo peor, siempre va a tener "indeseables" o "inconvenientes" alrededor, mientras siga con esa actitud, no van a parar de llegar.

Tal vez ya está. Tal vez la verdad sea que con el paso del tiempo, la cáscara se pone más gruesa, y la batalla del Ser se vuelve más pesada. Tal vez sea cansancio.

Tal vez el esfuerzo de crear e impulsar una generación nueva, protegerla de las influencias distorsionadas, sea una gran labor. Y bajar la cabeza ante semejante ser autoritario, semiconsciente, debe doler mucho para la anterior generación.

"Ellos no entienden, y no vamos a perder el tiempo con eso"

¿Pero y será que estos jóvenes entienden? ¿Será que alguien de verdad entiende algo?

Fortalecer los egos para después aplastarlos. Sin piedad. Grandioso. ¿Qué adulto viejo quisiera someterse a eso?

El caso es que hasta a ella misma le gana su aspereza. ¿Por qué será? Se le olvida que eso no es ella. Y cansa. Y provoca.

Tal vez sea porque es muy difícil estar al frente de algo que sea más fácil adoptar actitudes.

Y mi pregunta es ¿qué es la Gratitud? ¿A qué obedece? ¿de dónde viene? ¿para dónde va?

Las flores siempre terminan en el suelo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.