jueves, 16 de julio de 2015

Sal

Un día ellas volvieron,
No se habían ido,
la verdad se volvieron rocas cristalinas por dentro,
sa acumularon como sales decantadas alrededor de ciertos lugares
lugares que palpitan
lugares que respiran

- Se concentraron en el centro del pecho, y, como una daga invisible, iban atravesándolo todo hacia dentro, a un adentro más allá del cuerpo.

Se ve como si fuera una mina de cuarzo en el centro del pecho,
Oscuro, el corazón, secando, cristalizando, enfriándose,
Dagas como estalactitas punzando hacia dentro del ser.

- Se sentían como pedazos de vidrio.

- A veces se derretian causando tormentas de ansiedad de insomnio de sueño de sed de no saber qué comer... y el agua no conseguía disolver el efecto.

Es una sustancia hipnótica, algo tóxica si se retiene,
hay que dejarla correr...

Porque Llorar para dentro mata

sales disueltas en agua
a veces hay que dejarse quemar y no reprimir nada
para evitar formaciones cristalinas indeseables




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.